Zumpahuacán, Tierra de artesanas del rebozo

artesanas olvidadas y sin el reconocimiento de su  trabajo

[responsivevoice_button voice="Spanish Latin American Male" buttontext="Escuchar Noticia"]

Zumpahuacán, Tierra de artesanos del rebozo

Doña Martha es una de las mujeres originarias del municipio de Zumpahuacán, que desde pequeñas se dedican a empuntar rebozos, prenda de vestir y artesanía tradicional que proviene de la zona sur del Estado de México.

Con el paso de los años y generaciones, ésta labor es el modo de generar recursos a ingresos  para mantener a la familia y con ello, continuar una de las actividades artesanales más representativas y cada vez menos apreciada en México, las más de mil empuntadoras de la localidad  promueven esta tradición entre hombres, niños y mujeres para que no se pierda al paso del tiempo.

 

Mostrar y dar a conocer esta arduo trabajo que lleva desde tres días en puntada sencilla, hasta meses en algunas laboriosas y extensas, es exhibida en ferias y congresos artesanales al lado de artículos realizados de lana, madera, barro, cerámica, tela, vidrio y más materiales.

En las pequeñas y pintorescas comunidades de Santa Cruz atempa y San Pedro Guadalupe, las artesanas y punteras del rebozo dedican tiempo entre sus labores cotidianas como, cuidar a los hijos, los animales, tareas del campo, algunas de ellas aún hacen Tortillas y recolectan leña para su uso cotidiano, acarrean agua y trabajan bajo la luz de una veladora.

Buscar el sustento a cuestas de la salud y que cuando llegas a vender a las ciudades o mercados tu trabajo te quieran casi que se los regales, pues es muy raro que alguien al escuchar el presi te pague tal cual, así lo externa Carmen, quien tiene 17 años trabajando el rebozo.

En Santa Cruz Atempa y San Pedro Guadalupe por lo general las mujeres empuntan rebozos ajenos, como ellas lo denominan, pues en determinado tiempo la duela del rebozo llega a los domicilios, y cambia el terminado por uno a trabajar, pagando únicamente el tipo de punta realzado, sin embargo pocas mujeres son propietarias del rebozo que trabajan de esa manera el ingreso es mayor, pues no solo venden el empuntado, si no la prensa completa a un mejor precio, aunque depende su es pintado a mano, bordado, punta sencilla, con listón o relieve.

El trabajo de Zumpahuacán va de la mano con el reconocimiento que el rebozo tiene en el vecino municipio de Tenancingo, pues coloquialmente tenemos que decir que Tenancingo pone el rebozo y Zumpahuacán las puntas, perdiéndose de ese modo el reconocimiento de estas artesanas del rebozo, que al no ser quienes los venden, quedan rezagadas, teniendo el ingreso menor y llevándose el mayor desgaste.

Información / Fotos: Jaime A Guzmán

toluca_adicciones_870x130

Los comentarios están cerrados.

error: Contenido protegido!!