Represión política e inseguridad en Ecatepec: Laura Castillo García

Vocera del Movimiento Antorchista en el Estado de México

[responsivevoice_button voice="Spanish Latin American Male" buttontext="Escuchar Noticia"]

Tal parece que los gobiernos de Morena, ya sean estatales o municipales, tienen por timbre de orgullo la persecución política de la gente que no piensa como ellos y de quienes les exigen cumplan sus promesas relativas a resolver los graves problemas que aquejan a los mexicanos más humildes y necesitados, lo cual quedó resumido en la emblemática frase del presidente López Obrador: “primero los pobres”, misma que en el año 2018 inmediatamente hicieron suya los candidatos del partido Morena a gubernaturas, diputaciones federales y locales y presidencias municipales, pero que hoy, al igual que el presidente de la república, han olvidado.

En efecto, López Obrador abandonó en los hechos ese discurso y ahora se dedica a cancelar todos los apoyos económicos que gobiernos anteriores dieron a científicos, deportistas, cineastas, artistas, a los mexicanos víctimas de desastres naturales, etc., a través de desaparecer 109 fideicomisos. Además, como se recordará, el año pasado desapareció apoyos a estancias infantiles, comedores comunitarios, medicinas para niños con cáncer, el Seguro Popular y el Ramo 23 mediante el cual llegaban obras y servicios a las comunidades marginadas y desprotegidas.

Nada de eso ha contribuido a la lucha contra la corrupción, más bien todos esos recortes han dejado en el desamparo a millones de mexicanos que antes recibían ayuda gubernamental para solventar algunos de los problemas que los aquejaban, pero ahora, como buen gobierno neoliberal, el de López Obrador considera que la gente debe resolver por sí misma sus problemas, sin ver que el salario de la mayoría de los mexicanos no le alcanza para ello.

Lo que indudablemente sí han dejado la cancelación deesos apoyos es pobreza, marginación y gran inconformidad entre los mexicanos pues en lugar de que su gobierno los apoye y respalde, reciben palos, represión e inseguridad.

Es el caso de los antorchistas del municipio mexiquense de Ecatepec, a quienes el alcalde, Fernando Vilchis Contreras, ha ordenado detener por el solo hecho de manifestar pacíficamente su inconformidad y solicitar una y otra vez que resuelva los problemas de infraestructura de sus asentamientos humanos.

Ecatepec es el municipio urbano más pobre del país y, con cerca de dos millones de habitantes, es el municipio mexiquense que recibe la mayor cantidad de dinero por concepto de Participaciones estatales y federales: más de 5 mil millones de pesos, de los cuales el alcalde morenista no invierte ni un peso en llevar infraestructura básica a los que viven en colonias sin agua potable, sin drenaje, sin pavimentos y sin alumbrado público, entre otros.

Por la marginación y pobreza en que lo han tenido anteriores gobiernos municipales y en que actualmente lo mantiene el partido Morena, desde hace muchos años la gente organizada en el Movimiento Antorchista de Ecatepec ha solicitado que se revierta esa situación y en miles de ocasiones ha acudido al Palacio Municipal para solicitarservicios básicos para colonias como: Ciudad Cuauhtémoc, Potrero del Rey, Luis Donaldo Colosio y La Laguna de Chiconautla, la cual año con año se inunda por falta de cárcamo que absorba el agua de lluvia y, en consecuencia, la gente pierde sus bienes materiales y siempre está en riesgo de perder la vida.

En el año 2018, los ecatepenses se sintieron esperanzados con el discurso a favor de los pobres de López Obrador y llevaron a un militante de Morena a ocupar la presidencia municipal, el multicitado Fernando Vilchis Contreras, quien una y otra vez niega servicios básicos a los habitantes de más de 80 colonias populares y no ha otorgado ni el más mínimo apoyo en alimentos durante la pandemia.

A raíz de que los ecatepenses organizados en Antorcha empezaro a denunciar la insensibilidad y tozudez del morenista para no atender las demandas de la gente, la policía municipal los acosa, detiene y lleva a los separos a quienes hacen uso de sus derechos constitucionales de manifestación y libre expresión. Pero no solo eso: ahora pretende encarcelar a los líderes sociales que por años han luchado al lado de los más pobres.

¿Por qué en lugar de perseguir a activistas y líderes sociales honestos, el presidente morenista no se ocupa en dar seguridad a sus habitantes? No, nada de eso, pues lo que quiere es acallar las críticas y los cuestionamientos hacia su gobierno porque, todo mundo lo sabe, en 2021 pretende reelegirse como presidente municipal de Ecatepec.

No creo que los ecatepenses le vuelvan a dar su confianza y voto pues además de que el morenista no ha atendido las demandas y solicitudes de obras y servicios de la gente, ahora tiene al municipio en el deshonroso primer lugar de inseguridad nacional, como recientemente arrojó la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU): más del 92.8 por ciento de la población, de 18 años a más, se siente insegura en su municipio y el 94.7% de la población se siente insegura en el transporte público.

Además, la pobreza y la falta de oportunidades en Ecatepec, han traído como consecuencia conflictos y conductas antisociales que reiteradamente son dados a conocer en los medios de comunicación masivos como: robo a peatones y en transporte público y feminicidios, entre otros. Problemas que al no atender la administración morenista cada día se hacen más grandes. A pesar de todos los problemas que presenta actualmente Ecatepec, el alcalde morenista pretende reelegirse. Así o más cínico.

A pesar de la represión, los antorchistas ecatepenses, y todos los del Estado de México, están dispuestos a seguir luchando al lado de los más desprotegidos para que el morenista cumpla con sus obligaciones de brindar mejores condiciones de vida a sus gobernados, a través de obras y servicios a las colonias que más lo necesitan, y que dé seguridad pública a todos los ecatepenses.

toluca_adicciones_870x130

Los comentarios están cerrados.

error: Contenido protegido!!