El Estado abandona al campo; antorchistas marcharán este 11 de marzo  

Con la difusión de miles de volantes en los municipios del Estado de México, cuya actividad principal es la agricultura, como Chapa de Mota y Villa del Carbón entre otros, el Movimiento Antorchista comunicó a la ciudadanía en general que el Estado abandona al campo, hecho por el que 25 mil campesinos marcharán el próximo 11 de marzo en la ciudad de Toluca, para exigir al gobierno del estado, fertilizante, semillas mejoradas y herbicidas subsidiados, señaló el dirigente de la organización social en el noroeste mexiquense, Héctor Javier Álvarez Ortiz.

El escrito indica que el próximo miércoles 11 de marzo, más de 25 mil personas marcharán en la ciudad de Toluca para exigirle al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, que resuelva las necesidades en materia de agricultura, toda vez que el abandono al campo condena a la hambruna a más de 300 mil mexiquenses. La movilización se realizará luego de haber agotado las instancias de negociación y porque a pesar de saber la necesidad urgente de aplicar fertilizante en el campo mexiquense, el gobierno estatal presenta resistencia para ayudar a los campesinos con la entrega de insumos agrícolas.

Los campesinos solicitantes -dice- apenas tienen tierras que van de 1 a 5 hectáreas y sus recursos económicos no les permiten adquirir el abono necesario para nutrirlas. Todavía están a tiempo de poner fertilizante en las tierras; pero, de no recibir el apoyo podrían padecer hambruna, porque son productores pequeños y cosechan una tonelada por hectárea, lo cual no será suficiente ni siquiera para el autoconsumo de todo el año. Los campesinos temporaleros que requieren apoyo gubernamental viven en las comunidades más pobres de la entidad.

Por lo que puntualiza el escrito, llamamos al gobierno del licenciado Alfredo del Mazo Maza a que otorgue inmediatamente el fertilizante; pues si lo entrega a destiempo habrá estragos irremediables, como sucedió en el periodo 2017-2018 en que hubo una disminución en la siembra de mil 500 hectáreas de maíz en el Estado de México, lo que representó una pérdida de 234 mil toneladas de este producto básico y alrededor de 400 millones de pesos que ya no recibieron los labriegos.

A esta demanda, remató el volante, se suma la necesidad de que el estado concluya la rehabilitación de escuelas damnificadas por los sismos de septiembre de 2017; el pago por sus servicios a 693 profesores, la entrega de Claves de Centros de Trabajo para 12 escuelas y la conclusión, así como equipamiento, para cinco Centros de Salud, estos últimos en el municipio de Nicolás Romero, por mencionar algunas.

Los comentarios están cerrados.