En la desesperación ante pérdidas por COVID- 19 Floricultores mexiquenses.

reportan ventas nulas

En la desesperación ante pérdidas por COVID- 19 Floricultores mexiquenses.

La angustia y desesperación se observa día a día, mientras se acumulan las flores y los frutos de su esfuerzo e inversión sin que se refleje en venta alguna, se van a la basura, dinero perdido y sin ingresos económicos, es la situación que viven floricultores del Estado de México quienes piden ayuda.

La contingencia sanitaria por el COVID- 19 en el país y en la entidad, poco a poco los ha llevado a la quiebra y los que siguen en pie, disminuyeron trabajadores, salarios y fertilizantes.

Martín y Margarita Ramírez son floricultores del municipio de Mexicaltzingo y con más de  30 y 15 años dedicados a la actividad, recordaron que se vivió una crisis similar hace una década con la Influenza H1N1, pero el panorama no fue tan desolador como el actual, tan solo en esta primera semana de distanciamiento social que se ha emprendido en el Estado de México, han tenido que tirar a la basura alrededor de 200 paquetes de flores, entre gerberas y rosas.

“No hay quién nos compre, todo se nos está quedando. Los pocos que llegan al mercado de las flores se llevan por mucho 10 paquetes, nos han llegado a pagar hasta a 12 pesos, no te pagan más porque ellos también han tenido que cerrar sus locales”, comentaron.

Reconocieron que año con año durante Semana Santa la actividad se reduce, pero este año, la entrada del COVID- 19 ya generó preocupación, desesperación y crisis, no obstante, estiman que la situación perdure todo el mes de abril.

Margarita Ramírez, mencionó que, aunque no depende al cien por ciento de la floricultura ya que su esposo recibe pensión, la situación es preocupante debido a que a través de la venta de flores paga servicios en el hogar, gastos diarios, comida, gasolina, arreglos de vehículo de uso diario, fertilizantes, sueldos para trabajadores y lo que se llegue a presentar.

Con tristeza margarita comenta, “La semana pasada llegué a acumular 20 botes de flores. Fuimos a cortar y el invernadero estaba lleno, me desesperé de que son tantas flores que ni baratas han salido. El fin de semana pasado vendí 400 pesos en todo el día y pagué 450 de fumigantes, tuve que poner más dinero. Solo nos queda esperar y que se mejore todo”, indicó.

Destacó que de esta actividad dependen los ingresos de su familia y un trabajador, que ocasionalmente es contratado, pero al que por dos días de trabajo recibe 300 pesos, 200 pesos menos que antes de que los ingresos al negocio disminuyeran prácticamente el 80 por ciento, calculó. “Ellos también necesitan dinero, se hace lo que se puede porque todos necesitamos ingresos pero la situación es insostenible”, lamentó.

Reconoció que las flores no son artículos de primera necesidad, sin embargo, para ellos como para las más de 60 familias del Ejido de Francisco Zarco en Tenancingo donde se encuentran sus invernaderos, es el sustento de los hogares. Agregó que la crisis aumenta porque el calor extremo fomenta el aumento de enfermedades y plagas en las plantas que de no combatir, pueden generar más problemas.

Reconoció que han optado por el uso de redes sociales para impulsar la actividad y la entrega a domicilio, sin embargo, el avance es poco, por lo que piden ayuda para no dejar caer la actividad, una de las fuentes económicas más importantes de los municipios sureños del Estado de México.

 

Sin embargo con la declaración de Estado de Emergencia instaurado por autoridades federales el día de ayer y alargar el estado de aislamiento por un mes más, pone a los productores en un estado crítico.

Los comentarios están cerrados.