Llama el Congreso a reforzar medidas de prevención y control de incendios forestales

 

*Cada año en el Estado de México se queman alrededor de 10 mil hectáreas, la mayoría de los incendios son atribuibles al ser humano

Para prevenir y hacer frente a la próxima temporada de incendios, la 60 Legislatura del Estado de México aprobó a propuesta de la diputada Iveth Bernal Casique (PRI) exhortar a los 125 municipios para que vigilen y supervisen que en la realización de prácticas agropecuarias se tomen en cuenta medidas para prevenir, detectar, combatir y extinguir los incendios forestales.
Bernal Casique expuso que el uso de fuego en el sector agropecuario, es una práctica histórica en las comunidades rurales, pese a que genera efectos nocivos para la salud y el ambiente, pues lo emplean para preparar la tierra para la siembra, podarla, limpiarla de mala hierba y despejar zonas de cultivo.
Por lo anterior, recordó que para erradicar dichas prácticas, las autoridades estatales en coordinación con la Secretaría de Agricultura federal, impulsaron en el año 2014, la iniciativa denominada “Mi Parcela No Se Quema”, a fin de fomentar el uso de alternativas sostenibles que reduzcan las quemas agropecuarias y sus efectos.
Resulta necesario, dijo, “que las autoridades municipales supervisen, de conformidad con lo establecido en la Legislación federal y estatal aplicable, las quemas agropecuarias que se realicen para la preparación de los terrenos de siembra, a fin de proteger la superficie forestal estatal de incendios”.
Indicó que las quemas agropecuarias disminuyeron un 25%, durante los meses de febrero a abril de 2020, en comparación con el mismo periodo del año 2019.
En el punto de acuerdo la legisladora priísta también hizo un llamado a los agricultores para que realicen acciones de prevención de incendios, tales como: vigilar que en sus predios no se acumulen materiales combustibles, contar con brechas cortafuego y considerar otras opciones para la preparación de sus predios a fin de evitar las quemas.
Asimismo, pidió a la población que eviten arrojar materiales encendidos o flamables y quemar basura en el campo, pues aseguró que los incendios forestales además de las afectaciones ambientales, ocasionan otras de tipo económico.
Señaló que de acuerdo con la Secretaría del Campo estatal, el 99% de los incendios forestales se atribuyen al ser humano, de ellos, el 38% son originados por actividades agropecuarias, el 18% son intencionales, en tanto que el 23% se suscita por fogatas mal apagadas, el 20% por actividades forestales y otras actividades productivas y el 1% es provocado por fenómenos naturales.
En ese sentido, indicó que datos ofrecidos por la Comisión Nacional Forestal, ubican al Estado de México, en el segundo lugar en cuanto a hectáreas afectadas por incendios forestales, con una superficie dañada de poco más de 10 mil hectáreas por año.

Los comentarios están cerrados.