Lluvias de últimos días deja devastación en Bélgica, Holanda y Alemania.

Un estimado de 40 personas murieron y decenas estaban desaparecidas

Lluvias de últimos días deja devastación en Bélgica, Holanda y Alemania.
 

Un estimado de 40 personas murieron y decenas estaban desaparecidas durante los primeros reportes en Alemania y Bélgica, después de que las fuertes inundaciones convirtieran los varios ríos y calles en caudalosos torrentes, que a su paso arrastraron autos y derribaran algunas construcciones.

Las tormentas que se presentaron en los últimos días en esa parte de Europa, han desbordado ríos y embalses, lo que ha provocado inundaciones en terrenos, dejando daños considerables.

La canciller alemana Angela Merkel durante su visita a Washington, expreso su conmoción por el alcance de las inundaciones. “Todavía no sabemos el número. Pero serán muchos los muestro y desaperecidos”, agregó tras prometer que se hará todo lo posible para encontrar a los desaparecidos.

La policía alemana dijo que 18 personas murieron en el condado de Ahrweiler, 15 en Euskirchen, tres en Rheinbach y dos en Colonia.

Las operaciones de rescate en Alemania se complicaban por los cortes en los servicios de telefonía e internet en parte de la región, que está al suroeste de Colonia.

Se reportaron hasta 70 desaparecidos después de que varias casas se derrumbaran por la noche en el poblado de Schuld, una región volcánica de colinas y pequeños valles al suroeste de Colonia.

Docenas de personas quedaron atrapadas en los tejados de sus casas a la espera de ser rescatadas. Las autoridades utilizaban botes inflables y helicópteros, y el Ejército alemán desplegó 200 soldados para asistir en la operación de búsqueda y rescate.

En otro tenor. La gobernadora del estado de Rin-Palatinado, Malu Dreyer. Dijo “Hay muertos, hay desaparecidos, hay muchos que siguen en peligro”, al Parlamento regional. “Nunca hemos visto un desastre semejante. Es realmente devastador” recalcó.

En Bélgica, el río Vesdre se desbordó y llenó de agua las calles de Pepinster, cerca de Lieja. La fuerza del torrente derribó varias casas en residenciales dejando al país paralizado haya entradas las horas de la mañana de este día y hasta entonces se reportaban 4 personas sin vida.

El agua que subió estrepitosamente su nivel, cubrió tramos de varias autopistas importantes, afectando incluso el tráfico ferroviario del sur y el este de Bélgica quedó paralizado y dejando a miles de ciudadanos lejos de sus destinos.

El gobierno holandés desplegó unos 70 militares en la provincia sureña de Limburgo para ayudar con tareas como el transporte de personas evacuadas y llenar sacos de arena mientras los ríos se desbordaban. No había reportes de heridos asociados a las crecidas en Holanda.

La Comisión Europea se a pronunciado en poder manejar ayuda para los afectados de ambos países que fueron afectados

Los comentarios están cerrados.