Pescadores de la presa de Villa Victoria dicen ser afectados por bajos niveles de agua.

Pescadores de la presa de Villa Victoria dicen ser afectados por bajos niveles de agua.

A pesar de la lluvias de las últimas semanas la presa que durante los primeros cinco meses del año se mantuvo en cerca de un 25 por ciento de su capacidad de almacenamiento, solo se ha logrado recuperar en un 37.1%, muy por debajo del 63%, nivel histórico reportado  por  la Comisión Nacional del Agua (Conagua) recientemente.

Ante los reportes vertidos por la dependencia federal en comunicados difundidos por diversos medios de comunicación, los pescadores que viven de la pesca en la laguna de Villa Victoria, afirman que quizá no recupere ni al 50 por ciento la capacidad de la presa, lo que sin duda pone en riesgo la ya casi nula pesca del charla que acostumbran extraer.

Uno de los lancheros de pesca explica, “La pesca es aparte del consumo de nuestras familias, un ingreso pequeño, pues ya casi no encontramos, y las jornadas se alargan un par de horas más, el recorrido para echar redes es también mayor al igual que nuestra desesperación.”

Javier de 31 años comenta que hay mojarra, pero en pocas cantidades, “de vez en cuando llegamos a pescar un buen ejemplar, es bien pagado en las cositas de las orillas, donde llega el poco turismo que se acerca a esta laguna, pocos conocen que también hay lanchas de paseo, no tan famosas como las de Valle de Bravo, pero las hay.” 

Lo bajo de la presa incluso repercute en el cuidado del ganado y hasta para las señoras que acuden a lavar la ropa a las orillas, pues tienen que cargar las piedras de un lado a otro, hoy llegan y el agua está abajo, mañana ni se ven las piedras, pero así estamos todos, esperando se regularice el nivel y que siga lloviendo para que se recupere, pues si se seca  o solo nos afectará a los que vivimos de la pesca en esta presa, si no a quienes toman de aquí a kilómetros de distancia, comenta Juan, quien pesca desde los 12 años al lado de su papá.

El pescador detalla que ha visto de todo en esa presa, desde caer un rayo de la nada, a metros de su lancha en un día con sol, de encontrarse un rollo de billetes flotando o haberse quedado dormido y perder los remos entre algunas otras.

Los comentarios están cerrados.