Un día encontré mi pasión en la vida, desde entonces vivo de ella: Pintor.

Un día encontré mi pasión en la vida, desde entonces vivo de ella: Pintor.
Antes de dedicarme a la pintura, trabajé como promotor de ventas para distintas empresas, abrí sucursales y también viaje por el trabajo, sin embargo, una ocasión ví a un pintor, así, en la calle, como yo ahora, me llamo la facilidad con que realizaba sus trabajos, su habilidad y destreza, desde entonces algo se encendió en mí. Me compré algún material e intenté pintar, sin que me saliera como creí, explica Manuel Romero.
 El pintor comenta que en ratitos comenzó a trabajar en los dibujos. Explica, sin querer le agarre modo, me fue fácil y desde hace 25 años renuncié a las ventas y a todo trabajo, ahora y desde entonces pinto por placer, por pasión y porque así disfruto de lo que me llena, la pintura.
En lienzos miniatura con un tamaño promedio de 5 por 3 centímetros o de 10 centímetros por 12.5, don Manuel Romero pinta a detalle y con mucha paciencia y dedicación paisajes imaginarios, llenos de color e inspiración que basa en los lugares que ha visitado o en animales.
Murales, carcasas para teléfonos, cigarreras, llaberos o miniaturas, es lo que las manos de don han pintado al  paso de los años. Ahora, en el centro de Metepec don Manuel se instala algunos días a la semana en una banca frente al Ayuntamiento, bajo la sombra de un árbol toma pinceles, algunos creados por él mismo y con pintura de óleo, empieza a dar forma a los peculiares retratos.
Las bases que utilizo para pintar son material reciclado, desde cajas de cereal, plásticos delgados o pastas de libros viejos, es lo que le sirve y ha visto que dura y le permite pintar sin problema.

 

“A cada lugar que voy trato de pintar algo relacionado similar o mezclando realidad y fantasía”, dijo.
Indicó que la actividad que realiza ha llamado la atención de los paseantes y que principalmente visita lugares turísticos.
El costo de sus pinturas va desde los 20 pesos para los diminutos cuadros o hasta los 60 pesos, para los tamaño media carta, dice que poca gente le regatea su trabajo.
Manuel señaló que cada vez que un comprador se lleva alguno de los cuadros diminutos que elabora, se siente contento y satisfecho pues se llevan una parte de su inspiración y talento.
“Es una pasión, un talento que disfruto. Hay personas que vienen y me piden hasta pintar mascotas. Se siente bien que me pidan este tipo de pinturas que van a valorar en casa”, dijo.
Si te interesa ponerte en contacto con Don Manuel, lo pueden hacer a través de su número telefónico 7222517171.

Los comentarios están cerrados.