AirCar surcará los cielos europeos oficialmente tras 25 años de intentarlo.

AirCar surcará los cielos europeos oficialmente tras 25 años de intentarlo.

 

AirCar es un coche con alma de avión, cuenta ahora con todos los permisos y licencias para circular en calles, carreteras y avenidas pero con la versatilidad de volar desde cualquier pista oficial.  “Un sueño hecho realidad para sus inventores”.

Los coches voladores no son un tema nuevo, durante los últimos 50 años varios prototipos han salido a la luz, todos se quedado en prototipos que solo pueden volar en aeropuertos privados, zonas aisladas y de desarrollo.

AirCar es un coche volador eslovaco que acaba de recibir la certificación europa de vuelo. Esto significa que ya puede volar entre cualquier aeropuerto de Europa y el Reino Unido, con la misma categoría de vuelo como avión privado. 

Pero AirCar es mucho más que un avión. Cuando aterriza pliega sus alas, y continúa su viaje por carretera. De la pista de aterrizaje al garaje, sin bajarse del coche.

Ha llevado a cabo más de 200 despegues y aterrizajes, además de todo tipo de pruebas de resistencia y maniobrabilidad, superando las 70 horas de vuelo.

El profesor Stefan Klein, inventor de este coche volador y de la empresa Klein Vision ve así cumplido un sueño que ha tardado 25 años en hacer realidad.

Ha llevado a cabo más de 200 despegues y aterrizajes, además de todo tipo de pruebas de resistencia y maniobrabilidad, superando las 70 horas de vuelo.

El profesor Stefan Klein, inventor de este coche volador y de la empresa Klein Vision ve así cumplido un sueño que ha tardado 25 años en hacer realidad.

En total 8 personas han trabajado para conseguir pasar de los planos en papel, a este modelo certificado que se comercializará en breve. En total, más de 100.000 horas de duro trabajo.

El AirCar está equipado con un motor BMW de 160 CV, y alcanza velocidades de vuelo de hasta 190 Km/h, superando los 2.500 metros de altitud.

Ahora que ha conseguido su objetivo, el profesor Stefan Klein no quiere parar: ya está desarrollando la segunda versión que estará equipada con un motor de 300 CV, y alcanzará velocidades de un verdadero avión, AirCar surcará los cielos europeos oficialmente tras 25 años de intentarlo

AirCar es un coche con alma de avión, cuenta ahora con todos los permisos y licencias para circular en calles, carreteras y avenidas pero con la versatilidad de volar desde cualquier pista oficial.  “Un sueño hecho realidad para sus inventores”.

Los coches voladores no son un tema nuevo, durante los últimos 50 años varios prototipos han salido a la luz, todos se quedado en prototipos que solo pueden volar en aeropuertos privados, zonas aisladas y de desarrollo.

AirCar es un coche volador eslovaco que acaba de recibir la certificación europa de vuelo. Esto significa que ya puede volar entre cualquier aeropuerto de Europa y el Reino Unido, con la misma categoría de vuelo como avión privado. 

Pero AirCar es mucho más que un avión. Cuando aterriza pliega sus alas, y continúa su viaje por carretera. De la pista de aterrizaje al garaje, sin bajarse del coche.

Ha llevado a cabo más de 200 despegues y aterrizajes, además de todo tipo de pruebas de resistencia y maniobrabilidad, superando las 70 horas de vuelo.

El profesor Stefan Klein, inventor de este coche volador y de la empresa Klein Vision ve así cumplido un sueño que ha tardado 25 años en hacer realidad.

Ha llevado a cabo más de 200 despegues y aterrizajes, además de todo tipo de pruebas de resistencia y maniobrabilidad, superando las 70 horas de vuelo.

El profesor Stefan Klein, inventor de este coche volador y de la empresa Klein Vision ve así cumplido un sueño que ha tardado 25 años en hacer realidad.

En total 8 personas han trabajado para conseguir pasar de los planos en papel, a este modelo certificado que se comercializará en breve. En total, más de 100.000 horas de duro trabajo.

El AirCar está equipado con un motor BMW de 160 CV, y alcanza velocidades de vuelo de hasta 190 Km/h, superando los 2.500 metros de altitud.

Ahora que ha conseguido su objetivo, el profesor Stefan Klein no quiere parar: ya está desarrollando la segunda versión que estará equipada con un motor de 300 CV, y alcanzará velocidades de un verdadero avión, 300 Km/h, con un rango de 1.000 Kilómetros. 

Los comentarios están cerrados.

error: Contenido protegido!!